Mitos del injerto capilar en Turquía

Principales mitos del trasplante capilar

Cuando un procedimiento médico se vuelve una potencial solución a un problema que padecemos, sopesar los pros y los contras resulta esencial. Sin embargo, a menudo ocurre que se tiene una serie de pensamientos infundados que nos llevan a pensar que las desventajas ganan por goleada, como ocurre, a menudo, con nuestros pacientes.

Es por ello que hoy queremos hablarte de los principales mitos del implante capilar Turquía y, por supuesto, desmentirlos.

5 cosas sobre el trasplante capilar que no son ciertas

Aunque hay mucho más que se cuenta y que no es cierto, en esta ocasión vamos a ver 5 puntos imprescindibles de conocer por quienes están pensando seriamente en ponerse pelo.

Cuanto antes mejor

Este debe ser uno de los pocos asuntos en los que la prevención no resulta eficaz (refiriéndonos a implantarse pelo lo antes posible).

Lo cierto es que, a pesar de ir viendo que vas perdiendo pelo y se te haya diagnosticado una alopecia, no será adecuado que te hagas un injerto hasta que se sepa con certeza que el pelo donante no se va a caer. Esto es algo que está relacionado con una de nuestras hormonas y que, generalmente, va con la edad. Por ello, lo habitual es que las personas jóvenes, si se someten al tratamiento, se encuentren con que, años después, su nuevo pelo se cae.

Te va a doler

¡En absoluto! Es algo que se dice basado en conocer, por encima el procedimiento, lo que viene a ser “a las bravas”: molestos dolores en la cabeza.

Sin embargo, el material especializado, el minúsculo tamaño de estas, la anestesia durante la intervención, las condiciones higiénicas y la rápida cicatrización hacen que, una vez que la zona deja de estar adormecida, sólo sientas un leve malestar, que, por otro lado, desaparece muy rápidamente, siendo el injerto capilar Turquía uno de los procedimientos quirúrgicos con menor tiempo de recuperación.

Eso sí, esto no significa que podamos despreocuparnos; sí debemos tener cuidado, pero no por el dolor sino por el posible desprendimiento de los folículos.

Tendrás que dejar de hacer deporte

Es cierto que durante las semanas siguientes no puedes realizar deporte de contacto ni de alta intensidad (ni ningún esfuerzo, vaya). Resulta obvio para no tirar de los implantes y para no hacer que la zona sude en exceso y se llene de bacterias.

Sin embargo, una vez el peligro haya pasado, podrás volver a practicar el deporte que desees. Esto será, de manera paulatina, a partir del primer mes.

Cosa de hombres

Estadísticamente se podría decir que sí, que es cosa de hombres, pues si consideramos el número de pacientes de uno y otro sexo, lo cierto es que existe una diferencia evidente.

Pero esto no significa que sea así porque el tratamiento sea diferentes para unos y otras. Los resultados son idénticos. Si bien, esas estadísticas vienen dadas porque, del mismo modo, también es mucho mayor la población alopecia masculina.

Así que, si eres mujer, mucha atención porque no hablamos de un tratamiento excluyente; puedes ponerte pelo exactamente igual que tu marido, hermano o vecino.

No puedes realizar otros tratamientos de regeneración capilar

Otro de los principales mitos del trasplante capilar es que sobre él ya no puedes aplicar más tratamientos regenerativos.

De hecho, resulta ser al contrario. No sólo es una solución que se combina con ellos sino que se aconseja disfrutar de un tratamiento PRP (nosotros lo incluimos) o de polinucleótidos así como ingerir vitaminas durante unos meses y usar champú específico.

Estos han sido algunos de los principales mitos de ponerse pelo en Turquía. Como veis, no siempre hay que hacer caso de todo lo que se escucha. ¿Tienes alguna duda? ¡Te leemos en los comentarios!



× ¿Tienes alguna duda?